Empresas de seguridad y detectives privados

Como miembros del sector de la seguridad privada, las empresas de seguridad y los detectives privados en ocasiones unen sus esfuerzos para lograr pruebas esenciales que les ayudarán a la resolución de un caso.

Para conocer cómo interactúan ambos profesionales, con qué retos se encuentran  en el ejercicio de su deber y cuáles son los casos con los que ha de lidiar en el día a día, Altatec Seguridad habla con D.C., detective privado que lleva a cabo su trabajo a lo largo y ancho de toda la geografía española colaborando con empresas de seguridad.

La imagen que tenemos de un detective privado es de alguien que instala todo tipo de  dispositivos y colabora con las empresas de seguridad para llegar a descubrir la verdad ¿Cómo os apoyáis en la videovigilancia?
Es una herramienta útil que empleamos en nuestro día a día para resolver cuestiones en el ámbito de lo privado, en comunidades de propietarios, propiedades privadas, cotos privados, etc. siempre respetando los requisitos que se establecen en cuanto a la protección de datos y el derecho a la propia imagen, así como los requisitos intrínsecos que cada ley regula en cada ámbito.

Recientemente una sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Madrid dio por válida la grabación de unas cámaras de seguridad instaladas por un detective para demostrar que un trabajador de una tienda robaba a la empresa ¿Cómo valoras esta sentencia?

Es una sentencia del TSJ de Madrid que desconozco si ha sido recurrida ante el Tribunal Supremo o Constitucional, de todos modos aunque no cree jurisprudencia, sí que sigue las tres premisas que ha de seguir toda prueba de este tipo cuando se pondera con el derecho a la intimidad y propia imagen, idoneidad, motivación o necesidad y proporcionalidad. Todo ello junto con la comunicación a los representantes de los trabajadores hace que la medida sea válida y eficaz. Es una prueba fundamental, sin ella, este trabajador sería inocente a ojos de la justicia.

«En nuestra profesión contamos con pocas herramientas que sean realmente efectivas, estamos limitados y atados de pies y de manos, tanto por la actual Ley de Seguridad Privada como por el próximo reglamento que se avecina. La videovigilancia es una de las herramientas que facilitan nuestro trabajo para demostrar ante el juez una prueba directa y objetiva«.

¿Cuáles son los casos en los que más trabajáis?

Trabajamos en todo tipo de casos, hay compañeros especializados en asuntos financiero-empresarial o en asuntos internacionales, por poner un par de ejemplos, pero por lo general casi todos tocamos todos los ‘palos’: asuntos de familia, mercantiles, laborales, civiles, etc.

¿Es habitual trabajar para una comunidad de vecinos?

Los trabajos relacionados con las comunidades de propietarios son esporádicos, por un lado debido al poco presupuesto del que se dispone y por otro, por la alta morosidad existente. Los vecinos actúan cuando no hay más remedio y cuando el problema es realmente grave.

La casuística en las comunidades es muy diversa, desde el citado vandalismo callejero o delincuencial hasta la propia problemática entre vecinos con desequilibrios mentales, rencillas vecinales, etc.

Todo ello se investiga desde la imparcialidad, objetividad y desde el quórum de la junta vecinal que te habilita para ello.

¿Cómo es el trabajo diario de un detective privado?

Es un trabajo duro y muy sacrificado, a veces se trabaja en unas condiciones muy difíciles, en zonas en las que uno se juega casi el pellejo, a temperaturas extremas, a horas intempestivas. Es una profesión en la que sabes cuando sales de casa pero nunca cuando acabas ni dónde.

Es una profesión que un día te lleva a la gloria y otro día te lleva al fracaso, donde es determinante el equilibrio de emociones.

¿Existe colaboración entre los detectives y las empresas de seguridad privada?

Ambos somos prestadores de servicios de seguridad privada, ambos formamos parte de la definición de seguridad privada, pero bajo mi punto de vista llevamos vidas paralelas que en ocasiones puntuales se encuentran en la lucha contra problemas que nos afectan, como es el caso del intrusismo profesional o la redacción del futuro reglamento de seguridad privada, o en parcelas de trabajo muy concretas y limitadas.

La ley habla de colaboración de la seguridad privada hacia la seguridad pública, y en menor medida en el otro sentido, el legislador no prevé una relación colaborativa entre detectives y empresas de seguridad privada, un claro ejemplo donde es necesaria esa colaboración es cuando realizamos los servicios que prevé el art. 19.1 c) de la Ley de seguridad privada, “La vigilancia en ferias, hoteles, exposiciones o ámbitos análogos” es una parcela muy pequeña de trabajo que desempeñan muy pocos compañeros en la que se requiere de una colaboración intensa y estrecha.

La colaboración también se estrecha entre empresas instaladoras como prestadoras de servicios de seguridad y detectives privados cuando requerimos trabajos en la instalación de aparatos, dispositivos y sistemas, en el que es necesaria la ayuda de profesionales de la videovigilancia.

Videovigilancia comunidad de vecinos